Abuso sexual: Con la calificación más grave, elevan a juicio la causa Rangeón

El Juzgado de Garantías de 8ª Nominación elevó a juicio la causa del diseñador salteño Pablo Marcelo Rangeón. A partir de ahora se deberá aguardar unas dos semanas para saber qué tribunal actuará en el caso, decisión que se realizará a través de un sorteo, entre otros pasos procesales como el ofrecimiento de pruebas. En ese sentido se estima que el debate oral y público podría desarrollarse a fines de noviembre o principios de diciembre. El diseñador de modas llegará acusado con la calificación más grave presentada por la querella de las víctimas, imputado de haber abusado al menos de seis mujeres, delitos que en sus calificaciones contienen agravantes.

La forma en que Pablo Rangeón habría abusado de quienes empleaba en su agencia de modas, según declaraciones de las víctimas, es monstruosa. Ubicado en un lugar de privilegio no solo por el éxito que representaba su empresa «Fashion Models Salta», sino también por tener vínculos ligados con el poder en sus diferentes esferas, en más de una oportunidad el imputado se aprovechó de la vulnerabilidad en que se encontraban sus víctimas para seducirlas con un empleo, luego con las pasarelas y un posible estrellato. En el medio, no podía faltar la diversión en los sectores vip de la noche salteña y una vida «soñada».

Ese mundo mágico que Rangeón les ofrecía a sus modelos era el comienzo de una historia de terror donde lo majestuoso, lo opulento, rápidamente se transformaría en humillación y ultraje de jóvenes mujeres víctimas del diseñador de modas. Incluso una de ellas era menor de edad y quizás alguna vez soñó con ser como Pampita, Valeria Mazza o Dolores Barreiro. Sin embargo, y sin imaginarse, las jóvenes cayeron en las garras de un supuesto abusador sexual serial.

A juicio
A diferencia del fiscal a cargo de la investigación, el doctor Rodrigo González Miralpeix, quien en sus acusaciones contra el diseñador sostuvo abusos simples, la abogada querellante de las víctimas, doctora Sandra Domene, apuntó contra el imputado y considera que tres de las seis acusaciones contienen agravantes. «Desde el momento en que se agrava la calificación es una causa muy grave. Se animaron a realizar siete denuncias, pero una de las víctimas pidió no continuar con la misma por el peso político y el trasfondo que hay detrás de Rangeón. Pero sí será citada como testigo durante la audiencia de debate», le dijo a El Tribuno la letrada.

Rangeón llegará acusado de abuso sexual con acceso carnal continuado agravado por el grave daño a la salud mental de la víctima en perjuicio de S.G., abuso sexual con acceso carnal agravado por el grave daño a la salud mental de la víctima en contra de C.F.R., abuso sexual con acceso carnal en concurso real con estafa contra P.P., abuso sexual simple agravado por la calificación de educador en perjuicio de M.L.B., abuso sexual simple continuado contra M.P.G. y abuso sexual con acceso carnal contra C.A., todo en concurso real.

Con dicha calificación y todos los delitos la pena que podría recibir el diseñador salteño podría ser de 25 años de prisión efectiva. El imputado tiene como defensores técnicos al doctor Luciano Romano y la doctora Andolfi. Letrados que asumieron la defensa luego de que el doctor Reyes decidiera presentar su renuncia y no seguir defendiendo a Rangeón, aduciendo «malos tratos».

Al quedar elevada a juicio la causa, no se podrán incorporar más denuncias al menos en esta etapa del proceso, sí podría pasar que se realicen nuevas denuncias, generando una nueva causa. En junio pasado y tras múltiples pedidos el imputado recibió el beneficio del arresto domiciliario, sin embargo al poco tiempo le fue revocado y actualmente se encuentra privado de la libertad en los pabellones de la Alcaidía de Salta capital.

El caso de Rangeón parecería ser la punta de un iceberg, el comienzo de un entramado de poder mafioso en la provincia que podría empezar a develarse desde diciembre, cuando se ponga en marcha el debate oral y público.

Según fuentes investigativas, más de 70 mujeres habrían sido víctimas del modus operandi del diseñador de modas y un grupo de perversos, todos hombres de la noche en Salta.

Farándula, desfiles y abusos
En marzo de este año una de las seis denunciantes formales, S.G., se animó a romper el temor que durante años la mantuvo callada y develó una verdadera monstruosidad. A partir de su denuncia, efectuada el 1 de marzo en la comisaría 3ra. de Salta capital, otras mujeres presuntas víctimas del diseñador de modas se animaron a seguir ese mismo camino y también radicaron la denuncia.

Las acusaciones que se fueron sumando contra Rangeón exponían un mismo modo de proceder perverso para consumar el delito: utilizar su escuela de modelaje como anzuelo para seducir, ilusionar y luego golpear y abusar sexualmente de más de 70 jóvenes de entre 14 y 25 años.

Luego de ganar la confianza de quienes comenzaban a ser sus modelos, las invitaba a boliches, no sin antes hacer una “previa”, y una vez en el local bailable se presume que las mujeres eran drogadas y luego abusadas sexualmente. Varias de las víctimas señalaron que tras ser ultrajadas Rangeón las amenazaba y les decía que había grabado el aberrante momento.

Muchas de las mujeres sindican al imputado como un auténtico “monstruo”, la persona que les “arruinó la vida” para siempre. El temor por sus vínculos con el poder en Salta hizo que algunas jóvenes no se atrevieran a denunciarlo. Durante la etapa de instrucción -investigación- las pruebas recogidas fueron varias, desde capturas de aparatos digitales, audios y testimonios que serán expuestos desde diciembre próximo, cuando se ponga en marcha el juicio.
Hace algunas semanas el acusado dio a conocer públicamente una carta que escribió de puño y letra desde su lugar en la cárcel, en el escrito señala que “no es el monstruo que crearon”, y apunta contra la primera denunciante, sobre quien afirma fue su pareja durante algunos años.